sábado, 24 de noviembre de 2007




raPAZ

Paz hecha a semejanza del rayo
En la noche circundada de gritos
Junto al estuario de los niños asesinados

Guerra sin tregua la paz del ahorcado
La paz de los perros sin huesos
La paz a la medida del colapso
La paz en remolinos del río de las decapitaciones

Dame la tormenta dame el vértigo
Dame la guadaña dame el tambor
Dame la danza dame la voz
Dame los nervios dame la lengua del sol

Paz de tendones rotos coronada de luto
El aura de tus ejércitos es una llama negra
Paz rostro de mosquita muerta
En tus lodazales se retuercen los torsos del suplicio
En tu sosiego se atascan cadáveres como moscas en la miel

Tráeme, oh paz, tu collar de dientes de perra alegre
Tráeme, oh paz, la espada de un arcángel
Tráeme, oh paz, el cáliz de los futuros osarios

Un girasol y una vaca ametrallados

Paz Paz Paz
Te muerde el cuello una fiera rapaz


***

NUESTRO LECHO ES UNA RIBERA DE MALEFICIO Y RÁFAGA

Somos un dragón
que serpea los caminos

Borrachos de insomnio
arrastramos tiestos
y harapos

Vida que se atasca
entre esqueletos
de niños y perros

*
Esas tempestades
relámpagos que alumbran
los campos arrasados
Noche de las torturas
se nos revela
con sus rictus mortis

¿Qué mano negra
desmiembra a nuestros
hijos?

*
Y esos hombres
totalmente deformados
en sus gesticulaciones
cuando nos golpean
hasta reventarnos los ojos
Cuando nos colocan la soga
y van tensando lentamente
hasta ahorcarnos

Esos mercenarios
eran nuestros vecinos
Jugaban cuando niños
con nuestros hermanos
y hasta comían en nuestro propio plato

¡Míralos cómo nos masacran!


miércoles, 26 de septiembre de 2007

LA GUERRA




LA GUERRA


La guerra es
un fantasma de grupo
que se volvió tan real
como un choque de autos

La guerra es
una forma de marketing
al servicio
de ciertos espectros
llamados trusts
que venden todas las
gasas y todos los fusiles

La guerra se convirtió
en una estrella de televisión
que firma autógrafos
con sus muñones

Durante la guerra
todas las palabras
quedan coaguladas
en el pantano de la diplomacia

El único sentido
que la guerra tiene
es un
sentido pésame




SORPRENDE SABER


Sorprende saber
que la gran mayoría se apoltrona
frente al televisor
a comer papitas fritas
ante la guerra
donde los niños perecen
a fuerza de hambre y metralla

Sorprende saber
que mientras te liman las uñas
una bomba destroza
las manos de una anciana

Sorprende saber
que mueres confortablemente
ante la guerra
que todo lo pudre




SI LA GUERRA TE ATRAPA


Si la guerra te atrapa
cantando en el baño
o haciendo el amor
no llames a la policía
ni a los bomberos

tampoco te escondas
en una cáscara de huevo

mejor sacude los escombros
y
agúzate
que te están velando




LA RISA EN LA FOTO


La risa en la foto
de ese político
que votó en el congreso
a favor de la guerra
es la misma risa
de las calaveras
en la fosa común

domingo, 23 de septiembre de 2007

LA LETRA Y SU CRIMEN


Pintura de Oscar Dominguez



Dedicado a Carlos Moreno



“Mi gloria no consiste
en podrirme
en los salones”

César Dávila Andrade



1.

La letra y su crimen
Se confabulan
Para que me desangre
Mientras el misterio revela
Lo que la luz oculta


2.

Soy un animal de la noche
Que atraviesa el día
Como quien se traga una
hoguera


3.

“En venta lo que los judíos
no alcanzaron a vender”

J. A. Rimbaud


El horizonte se desangra
En los ojos del comerciante


4.

Con hilos de sangre
La tejedora
Borda el sudario
del
Hijo asesinado


5.

Al saltar desde
El palacio sangriento hacia
El prostíbulo de ratas

Quedé en flotación
En una Interzona de
Laberintos de luz

6.

Vamos llegando 
A los abismos ígneos
A los lagos de flama donde
Peces de alcohol
Danzan acordes de
Los soles evaporados


7.

Todo se derrumba

Los emblemas de la muerte
Se erigen sobre
Patíbulos de rosas
Que son
Los orinales de
Papas
Políticos
Banqueros
Comerciantes
Sicarios
Putas
Y tombos

8.

Los muertos reclaman
su voz
a través de ésta
palabra
por la que
el girasol de huesos
se mueve
a ritmo de
colibrí disolviéndose
en cielo de ácido


9.

El ojo es
La zona oscura
Necesaria a la luz
para que
La visión
Sea


10.

El lenguaje
es catastrófico

Mucho más
si vibra en cantos
entonados desde
las cúspides de la poesía


11.

De todo este devenir
entre putas
gamines
y criminales

-Intoxicado de mundo-

Queda un pellejo
y un corazón maltrecho

La repugnante
Ley del crimen

Marca el paso.



Textos. Septiembre-Octubre. 2004. Medellín.







SÍLICE EN LA BOCA DEL MENDIGO



sílice en la boca del mendigo
los días se quiebran

*
manantial de agua incógnita

signos:
brechas sobre pleamar detenida

sonidos
de
cripta

crepitaciones

la máscara de barro
es emblema de antiguos homenajes


*

con nervaduras de cuarzo
rayos de sol
hacen un ballet

conjeturas de la luz
sobre muros vetustos

*

murmullo de relámpagos

el agua se vuelve un cristal

*

anima un verso de blindado cuarzo
el delirio de la amatista

*

una piedra ensimismada
es la ilusión del rayo

*

los animales se parecen a un tapir

*

plumas de loras
hacen las orillas del día

trepidación del verde que amarillea


domingo, 12 de agosto de 2007






UN PEZ MUERTO EN LA PLAYA





Pareces un monje budista
escuchando el gong de las galaxias

¿Será que alguna vez fuiste terrestre
y el delirio de boscaje de tus ancestros
te hizo desmayar en este paraje?

¿Acaso fuiste gacela?
¿Qué rayo te fulminará cuando seas ave?

Estabas ebrio de sol
y ya se me hacía absurdo
un pez bronceándose en la playa

Cuando seas un pájaro
grande y azulenco como el pájaro de la soledad
te escucharé la salmodia a la alegría
ante el esplendor que sirve
en la crátera del pelícano
el vino del rayo blanco

Pájaro de las aguas
tu sed de madreselvas y dientes de león florecidos
no fue saciada

Cuando seas ave
en el ramaje de un guayacán
concédeme la clave de los vientos

viernes, 29 de junio de 2007

jueves, 28 de junio de 2007

TODO PAISAJE ES LA ELEGANCIA DEL OJO



Paul eluard necesitaba pájaros para hablar a las multitudes.

Si los poemas son los pájaros, el cielo es el templo de la voz.

Mientras el mundo se estremece de horror, en algún silencioso rincón se mantiene viva la memoria del canto, de la palabra que se prolonga como una arboleda extendida en la sed de un animal, extenuado en el desierto.

Animales en el desierto del afecto; del hombre, el extravío heredamos como moneda gastada en su errancia.

***

Soportar siglos de nihilismo y guerras ha sido asunto de la poesía y su buen humor o su excesiva lucidez, para no lamentarse; sí danzar, para lanzarse luego al abismo de ser; su vertiginosidad, el enigma de sabernos otro que es un espejo de otro que se va hacia lo desconocido: por eso el canto, la palabra que nos envuelve y nos habita para humedecer la garganta o para que los animales duerman.


***


Ya no más sobresaltos. Las calles son de los soñadores. La noche no es el imperio de los celadores. La noche es la bondad de los astros.
Ese chorro de estrellas es la risa de un dios: carne celeste, luz por donde nos escapamos como si fuese un pasadizo hacia la claridad.

Todo paisaje es la elegancia del ojo.

***

El milenio que transcurre con tanta rivalidad, agrede al cielo. En un poema de Jorge Luis Borges “la carnicería rubrica como una afrenta la calle” y Coleridge nos revela que “el cielo profundo es, de todas las impresiones visuales, lo más afin a un sentimiento”.

***


¿Quién? ¿Qué engendrará la voz que al sonar crea la montaña o el río?

Nos da miedo quedarnos descalzos: el animal de los sueños nos puede conducir a parajes espinosos, de zarza camuflada en el herbaje.

Ya no morimos más. Nuestra cabeza es un río. La lluvia, una muchacha. Dios se fue en una bicicleta.

***

Nuestra bicicleta extática no necesita espejo. En las estrellas no se usan esos artefactos de la vacuidad poblada.

Lo increado creante que engendra es lo que preña al poeta y lo vuelve madre.

Nunca podré asimilar la perversión de los espejos.
Volvamos a huir de los colmillos de cronos.

No extenuarse más vociferando el cólico de un mendigo, en la plaza pública del país de los sordomudos.

A reír con el poco oxígeno que nos queda.

Por favor olviden los relojes en las escaleras eléctricas de los grandes supermercados. Estaremos esperándote, aguacero de mayo.

***

Sin una brisa constante nos da sueño. Queremos la ondulación del aire, no lo queremos arrugado como inservible papel. Los hombres son ahora más bestiales: su rudeza es aplicada con sofisticadas máquinas y manos ortopédicas.

Un lodazal. Un centro de reclusión de animales enfermos es lo que te han creído, tierra. No tengas piedad. No lo necesitas. Mejor envíame una tórtola y regálale a mis amigos un pájaro carpintero. Un plátano maduro. Granitos de arroz. Una lechuza.

***

Animales a la deriva en la vastedad.

Los carnívoros, sin dientes. Los herbívoros , sin hierba para comer; nosotros, sin yerba para fumar. El agua se evapora. Nos consumimos. Festin de las moscas nuestros cuerpos aquí en Etiopía. ¿Recuerdas?
Y esas vacas tan flacas que parecen sábanas cubriendo cuatro palos enterrados a lo lejos. Son espectros del paraíso.
Dios de las sequías: recoge los huesos que la tempestad dispersa en la extensión maldita.
No te apiades de nosotros.

***

La estatua sin párpados finge cuidar el parque donde, ya decrépitos, los bebedores de alcohol impotable perecen.
¿A dónde fue a parar aquel que, pícaro, decía llamarse Rodolfo Valentino?
Se fue volviendo cojitranco y el brazo izquierdo se le encogió y torció. Ya no hablaba: emitía gruñidos para solicitar una moneda. En plena canícula le veíamos reposar a la sombra del casco de vaca reverdecido: una eterna noche lo agobiaba. Muro de negrura entre Dios y el ojo.

***

Pienso en el poeta boliviano Jaime Sáenz y su percepción de la noche: esa membrana en la que el alcohol abre surcos por donde se accede a la lucidez total.
En un poema nos advierte que la noche será un mito más.
Los tecnólogos tendrán preparada una cápsula, quién sabe de qué, para abolir la noche en aras de la esclavitud, de la fuerza bruta del dinero.
La noche sería una referencia en un libro electrónico, registrada como un capítulo muy exótico en ésta novela narrada por el volatinero loco.

Señores del tribunal.

lunes, 25 de junio de 2007

jueves, 14 de junio de 2007


ORACIÓN

¡Dios mío! ¡Doncellita de oro!
Sé que nada te importo
Sé que no te percatas de mi divinidad
Aún así no te he abandonado
¡Dios mío! ¡Doncellita de oro!
Te veo como una niña de éter
en columpio de diente de león
entrelazada a un esplendor
¡Dios mío! ¡Doncellita de oro!
Agradezco tu compañía
durante mi errancia
por los caminos abruptos
Tambien te doy gracias
por revelarme
que el infierno está vacío
y me puebla
¡Dios mío! ¡Doncellita de oro!
Deberías cuidarte un poco más de mí

jueves, 19 de abril de 2007




LA MUERTE


La muerte es un espectro
que no tiene ojos
ni oídos

Es una cosa sin rostro
experta en relaciones
públicas

No se baña
pero canta en las lagunas
y usa tu nombre

Se sabe de memoria
todos los números
de teléfono
y le ordena a las momias
que nos den un besito

La muerte
antes de existir
no sabía que iría al cine
y a ti se parece
cuando te miras
en un espejo de sangre
cuando te quedas
sin brazos
y se te cae la cara

La muerte
es una autosugestión
crónica
es un problema psicológico

La muerte
es una alucinación colectiva
que se convirtió
en un suceso tan real
como un mordisco

La muerte
debería cambiar de oficio
debería volver
a su burdel de sombras
y que por favor
no me moleste

martes, 17 de abril de 2007




MAR


El mar es La Gran Vulva
La Vulva Ondulatoria
La Rosa Turbulenta

El oráculo que ruge
los signos sublevados
en meeting
a ritmo de maelstrom

La Mar Soprano
esparce ónix
sobre la rada
donde alcores
cabalgan en umbela
caballitos de sílex
hacia los reinos de Légamo

Las comarcas del rey Légamo
son catedrales sucesivas
danzando los acordes de
Transfiguración

Transfiguración en trance
por el sonido
que el viento de la luz engendra
cuando El Sol toca su saxo de coral

Transfiguración desfallece de éxtasis
y Melancolía es el talismán
que la luna le otorga

Légamo es el santuario
donde las Espirales de Eros
se apacientan
con el opio que destila
la Amapola del jardín de los
peces vitrificados

Los territorios de Légamo
llegan hasta un paraje
en el que las Espirales de Eros
están plenamente despiertas
avivando las brasas volcánicas
en cuyo almirez
los Abisys caldean
el furor del Gran Utero
que es La Mar

La Gran Vagina
La Gran Rosa de Mercurio
dilatada al máximo
por la gracia del semen del sol
el Gran Macho Cabrío
el titán de pene
de múltiples relámpagos
que alumbran el camino
a los Libertinos de las Huestes del Rayo

La Mar
que es el Mar Hermafrodita
lleno de penes de peces
es la sal de la tierra

La mar travesti
canta con voz de tenor
la partirura de los huracanes
que son algunas de las Espirales de Eros
traspasando el Hímen de Agua
por el ímpetu de su orgasmo

BREVE NOTICIARIO



Los seres unicelulares
poetizan en una gota de agua
con sus movimientos pulsátiles
porque danzan

Los peces hipnotizan
a las bestias mamíferas
con ombligo de barro
y antenitas de mariposa
en las pestañas

Todos los animales
practican el amor libre
y no hacen bizcochitos

La luna intermedia
del cielo raso
se desploma
sobre un gato

A las margaritas
las deshoja
un cochero llamado Dragón

En las catedrales
los ornitólogos
se protegen
de las catapultas de pájaros

Mamitas de frambuesa
con calzoncitos
de seda invisible
parecen turpiales

Lineas rectas
no saben tomar alcohol
ni simpatizan
con los periquitos

De los armarios
brotan las Enigmáticas
que caminan flotantes
de tanto cantar


ROCÍO DE ORO DEL VACÍO


Un signo, en su objetualidad, independiente de sus relaciones con la externidad, es una cápsula de infinitas significaciones o de ninguna. El vacío de sentido es su interior.

El vacío de sentido puebla la lámpara que el signo es, donde dormita un número infinito de genios. Al abrir la cápsula que el signo es, despiertan muchos genios. Cuando los genios salen del signo se convierten en símbolos, que son deseo cumplido por la potencia de la imago.

De los 7 tropos principales de la Alegoría, aquí el fundamental es Enigma.

Las alegorías son símbolos de alta densidad. Por ejemplo, una letra.
Los desciframientos posibles para la letra A, configuran un conjunto infinito no enumerable. Llamémosle Teth. Teth está construído con capas de un material parecido al polvo electromagnético que la Piedra Heráclea emana perpetuamente. La perpetua caída del polvo herácleo es suspensión en avanzada, como lo hace un zeppelin.Teth no tiene frontera y es cerrado. No tiene puntos aislados. Allí un punto es una membrana de extensión inabarcable, pero no es plana ni tridimensional ni n-dimensional.

Cualquier cosa es alegoría en potencia o plena de irradiaciones. También los animales (solos o en manada) y los árboles (lejos del bosque o expandiéndolo), son Tropoenigmas. Son alegorías de alta densidad como lo es un niño o un anciano esperando, junto a un semáforo, el cambio de luces.
Por los hilos que llevan la electricidad para que el semáforo no huya, fluyen infinitas alegorías y las luces roja, amarilla y verde son las claraboyas por donde salen los genios del electrodo.

El signo es un ser vivo, con circuitos a la manera de las sinapsis. Es un ser vivo, aunque nadie lo vea ni lo interprete. Si eso ocurre , simplemente está en la no existencia relativa a un posible lector.

Un río es un signo que fluye sedentario en su cuna; su interior está lleno de tropoenigmas.

Las alegorías son teatros de los que la historia es su drama y la poesía su pálpito, su pneuma condensado en acordes emanados del eros esencial de las correspondencias, ya sean sonoras, gráficas, táctiles o imperceptibles. Estos acordes engendran infinitos campos semánticos.
Los campos semánticos son terrazas de arenas movedizas. Son parajes donde los signos y sus simbolos adquieren algunos atuendos sustraídos de la familia de los desciframientos que llamaremos Devik.

Un elemento de Devik no es una interpretación: es tránsito hacia otro nivel alegórico. El Ars combinandi que desencadena el tropoenigma teje una red de teatros que pueden ser un poema, una palabra, un signo de aparición súbita, un tratado de historia natural y en general todos los códigos fluentes o ramificados o esparcidos, ya sean de la tecnología, de los avisos publicitarios o de los vademecums clínicos.

El lenguaje es la morada de las turbulencias. De sus aposentos eléctricos surgen huracanes encajados de signos huidizos, no sistematizados ni adheridos atrozmente a las superficies textuales de los códigos, por virtud de una fuerza de repulsión que se genera en el vacío, es decir, en el silencio, que no es absoluto porque el ojo de los huracanes encajados danza. El vacío danza la música que viene de su movimiento giratorio. “El vacío gira”, lo descubrió Antonin Artaud.

El viento que el vacío genera al girar, es el polvo herácleo o poesía o rocío de oro del vacío. Su piedra filosofal es lo que Ion llama Piedra Heráclea.

Un tratado de aerodinámica es una partitura del vuelo que es “caída horizontal”. Esa caída presupone una danza que permanece gracias a la música de las ecuaciones. Las ecuaciones son ángeles enfrentados a sus múltiples de diverso ropaje. La signografía que teatraliza su multituidad es el ballet de máscaras inherente a su dramaturgia.

Porque esas personas que son las ecuaciones hacen de sus alas, brazos o miembros un universo infinito de desciframientos.
Las aplicaciones de las ecuaciones para someterlas a un devenir de artefactos, insuflan nuevos dioses o ángeles de exterminio de los símbolos como la lingüística, la sintagmática, la lógica y las matemáticas aplicadas, entre otros, creando una confusión de códigos que se interceptan haciendo cortocircuitos en las redes electromagnéticas de distribución de genios despiertos.

Una rosa es un genio que duerme cuando nadie la ve.

Cuando se pretende decir, se cierran las puertas del engendrare.
Aquí no se dice, se devela y develar es pasar velozmente de una capa alegórica a otra, hasta nunca acabar. Los velos están hechos de polvo herácleo.

La negación de una alegoría es ella misma, porque ella es la sombra de su cuerpo de luz blanca que dormita adherida a su irradiación oscura que es el polvo herácleo. Y la negación del vacío que el signo es, es su sombra o manto de símbolos que están a punto de ser.

Ahora, para pasar de un número a una letra no hay distancia que los separe. Están adheridos y su juntura es una frontera nebulosa.

Cuando se habla, por ejemplo, de la velocidad de la luz se habla en realidad es de la velocidad de un signo porque la luz está quieta en su nomadismo, como el río en su cuna o la horda de homínidos en su estepa o las bolas de billar sobre el tapete.

Todo está quieto en su delirio que es el Gran Uno; como la rosa, que es quietud contenida por el torbellino que ella misma es.

Si todo es una explosión está en reposo, dentro de la esfera que el Gran Uno es. Esa esfera duerme en el vacío que la engendra y con él gira.

Por aquí pasa la sombra del decir adherida a su luminoso.

Como los símbolos son genios se convierten en cualquier ente.
Han sido apaleados y torturados como lo hicieron con las brujas del aquelarre que son las vírgenes del palacio lunar del simbolo y por su luz deliran los cocuyos del verso.

Las cárceles donde se recluyen a los símbolos son las interpretaciones ceñidas a un código que encausa en línea recta lo que se formaliza como Significado . Los símbolos se resisten a significar algo. Los significados son muros de contención de la marea de flama del símbolo.

El campo electromagnético que más fuerza tiene para liberar a los significados y retornarlos a su auténtica condición de genios es el canto.

Emanada del océano de vacío, en el principio la nada estaba olvidada de sí y para que fuera, para que llevare su toga imposible, se le hizo urgente cantar. La nada canta con un estruendo para que Shiva despierte o nazca de nuevo. Actualmente Shiva no ha despertado del todo. Delira en duermevela y Caos se llama su cítara.

Amar es colocar en escena la ensoñación de Shiva.
Se canta porque Shiva no ha despertado del todo.
Shiva despertará del todo cuando todas las luminarias lleguen a su máxima incandescencia. Cuando eso vuelva a ocurrir Shiva enceguecerá pero seguirá danzando hasta que todo se apague otra vez.
Shiva es danza del sol negro. Cuando duerme Shiva no sabe y cuando despierta, despierta cantando y sin darse cuenta. Shiva es la inconsciencia de los relámpagos. Es pensamiento de la no existencia escribiendo una partitura en un multigrama trazado en el vacío. Los cuerpos celestes son los músicos cuyos tropos hacen audible las trovas de lo viviente, de cuya gracia los animales son ornatos de corta duración, mientras la orquesta celeste interpreta la sonata de la luz para que la gravitación universal se arrulle.

En el sueño de Shiva palpitan las cosas que están a punto de ser. Shiva es signo mientras duerme. La nada rompe la cápsula que él es y los sistemas galácticos son los genios que despiertan con esa operación. Los planetas tienen la conciencia que les otorga la luz por la bestialidad del rayo.



LA LUZ

Es el fuego frío
La canción primera del Océano Negro
No es onda ni corpúsculo
No es sustancia ni fluido
No es materia
O
Es materia indeterminada
Es la máxima disolución
Del vacío condensado en extremo
La luz es el semen del fuego
O Macho del trono de Eter
Su templo es el Señor sin origen
Paridor de todos los orígenes
Fin en sí mismo
En el pliegue de su infinitud
Circundada por el expansivo Uno
La luz se asemeja más
Al sonido sin ondulación
Es una palabra que esparce
el vacío que la engendra
Perece y resucita a cada instante
No es cuerpo ni espectro
Está quieta
Pero expandiéndose
Lo que viaja por su interior
Y su frontera es una leyenda
La luz es una leche
La leche de La Gran Señora
Es el vino que embriaga
Al supremo Señor de todos los
Orígenes
El gran Señor sin origen
La eternidad sin tiempo
O Espacio
O Vacío
Fundador de la permanencia
Desde un útero
De siete eternidades
Anteriores a lo eterno
La luz es el gran pálpito del
Supracielo
Las praderas del gran Señor del
Vacío
Son el licor del hijo
Que es infinitamente múltiple
Asimilable a lo que se nombra como
Los universos
Lo que se mueve de la luz
Es lo que viaja por su interior
Que son letras
A las que Lucrecio denomina
Atomos

sábado, 14 de abril de 2007




OBERTURA


Diríamos que los poemas impresos son esqueletos de tinta. Diríamos que un poeta no puede ser un paraguas porque es un pararrayos. Diríamos que la poesía no es la clínica de la ostra y mucho menos el escarpín de un mirlo. Sería todo eso y las sandalias de Hermes, el ladrón de símbolos.

A los poetas se les van los ojos por espirales de arena sideral y se quedan en los jardines de cuarzo, cabalgando mantis religiosas. Otros van sin los atavíos de la metáfora, tomando fotos y contando lo evidente. Un poema es un cinematógrafo. También un volcán en la punta de la lengua. La lengua es un ojo, escribió Wallace Stevens.

Cuando las palabras no se resisten a si mismas, flotantes en una emanación solar en plena noche, advienen las imágenes a disipar sus turbulencias.

Si ese poeta no lleva un clavel en el ojo es porque les traerá las siemprevivas de la risa y les hará un sombrero. Sus metáforas las trae de un océano negro. Sus versos son cenizas en el ojo del tiempo.Toda la fascinación y todo el horror caben en el cuenco de sus manos como en un huevo absurdo. Un huevo que ríe a los astros. Su delirio nos pertenece con todo lo que nos horrorice o nos sublime, he ahí su oro: el horror que sólo a él le toca como un sino de felpa sangrante. Mas no de horror está hecho el barro de su garganta y su esfuerzo es grande, aunque no lo vean con un arado en la mano. Lleva un bolígrafo, como un falo de repuesto, para penetrar el cuerpo textual al transcurso de abrumadores atardeceres, en extravío por dédalos de soledad.

En el bosque de muslos bebe la leche prohibida que lo hace vidente. Aunque le vean con los mismos zapatos de goma, que se usan para llegar cómodamente a un osario o a un crematorio, no pretendan engañarlo con las galletitas de la caridad.

Del eterno tedio de todos los días hará un fuego lustral.

EL ESPEJO NEGRO


Atraído por la visión de un árbol, camino por la sabana, hasta extraviarme
en su paisaje. Su tallo, abrazable por ocho hombres en círculo. Tan alto
que aves migratorias se desvían de su ruta, allá lejos, imantados por su
presencia. Palacio para pájaros. Bajo su fronda me acuesto hasta entrar en
el trance del intersueño. Mi visión se desplaza como si otro llevara en su
rostro mis ojos. Avanza. Una pradera. Hongos, gigantes, de un material
calcáreo. Corro. Me acompañan vientos corporeizados o cuerpos huracanados.
Luego, una arboleda de robles. Una pequeña laguna.
Los vientos me abandonan en la parte trasera de una casa, construida con
maderas que exhalan aromas. Hay recámaras, amplísimas, de techos altos. Hay
cervatillos, grabados sobre pieles; miran, perplejos, un remolino de aves.
Emblemas de oro, plata y piedras pulidas.
En el espejo de ónix se ve la entrada a un recinto donde se realiza un
diálogo, sin palabras, entre muchas personas. Leves corrientes de un viento
atémporo ondulan, benévolamente, en el cielo de este recinto
semi-elipsoidal.
Proceden de remotos parajes o tal vez siempre han estado atrapados en el
espejo negro. Al atravesar ese velo, se siente que nos esperaban. Todos
dicen, con mucha clarividencia, mensajes fundamentales. Es un habla que no
puede ser expresada sino como un coro de briznas flotantes. Al regresar de
allí se siente que esas voces, como viento que roza las espigas, nunca más
nos abandonarán.
Los ojos regresan al cuerpo.




EN VOZ ALTA




I

¡Escuchen: un desierto nos llamará a juicio!
¡No olviden las amigdalas en los cestos de basura!
¡Aleluya: la tierra reclamará lo suyo!
¡No se lleven los violonchelos de jade!
¡A trepar el monte del papagayo mudo!
¡Escuchen: las mandarinas se niegan a ser guardadas
en la bolsa de valores!
¡Por favor no esconderse debajo de la cama; abrir las ventanas!
¡No dejen que la flor se evapore!


II

¡En promoción la bestia y el babero; entren y no tosan!
¡El volatinero loco hace equilibrismo en la cuerda floja
del arco iris!
¡Recuerden la ruta del sol: ¿quién yace herido en los acantilados?
¡Sólo la cobija de plomo es confiable: llévenla a precio de sarcófago!
¡Abandonen la madriguera y no coman más polvo!



*****************




LIPOGRAMA DE BELCEBÚ




¿Es Belcebú zulú?

Sube cumbres. Su gozo es el son.

Templo del deseo. El fuego le recorre.

Tez de pez.

Tren de luz.

Oscuro

el testuz

entre relojes

flores

perros

tréboles.


Belcebú no es zulú.

Mucho menos un gurú.

CON MUSLOS DE DAMAS TOLEDANAS




Con muslos de damas toledanas
están abullonadas mis almohadas

Mi sombrero de oro
lo luce el Arcángel del Dragón

Mientras llueve anís
la música y sus tribus
avanzan a ínsulas de ónice

Parecemos cortejos del Véspero
un robledal que flota
en la exhalación de las
caléndulas

Cielos hacen una espiral
sólo perceptible
desde un útero
parecido al vacío
siempre girando
en el dédalo de su preñez

La difuminación
de las Auroras
es el teatro de las muchachas
saltarinas en las esteras del Relámpago

Todo se verá dorado
cuando la membrana negra ocupe su trono de luz














Los muertos reclaman su voz
A través de ésta palabra por la que
El girasol de huesos
Se mueve a ritmo de
Colibrí disolviéndose en
Cielo de ácido


LA TRASHUMANCIA DE LAS TUMBAS

Con la trashumancia de las tumbas
la transfiguración de los espejos lacustres
en arrozales por donde transitan los muertos
con sus burros y collares de siemprevivas

La muerte bordea las laderas
ronda hondonadas de culebras
donde gotea sangre de decapitaciones

No suenan tambores
El galil el A.K y las quiebrapatas
orquestan la noche
entre los maizales calcinados

Los reflujos de sangre
y las mareas de cadáveres
traen la peste

*

Somos la peste Señor
Señor de los muertos
de los niños en miserere

Contigo bailamos muerte
y te cubrimos de margaritas
Contigo levitamos como novios
en limbo de astromelias

Florida de murciélagos
Señora muerte
tus rubores son coágulos
de supliciados

Ven santa cabrona de los tugurios
después de que bailemos
te torceremos el pescuezo
y gesticularemos con
ojos desorbitados

*

El cielo de pomarrosas
no se nos arrebatará

Afilamos nuestros dientes
junto al tamarindo frutecido
y esperamos

Esperamos en la órbita del terror
esperamos los consejos de nuestros muertos
que recibimos a través del canto de pájaros
guiados por el sigilo del tigre
Esperamos
y también cantamos
Cantamos por las veredas
para espantar el miedo
para celebrar la memoria
de los desaparecidos
Cantamos a las fuerzas recónditas
para continuar nuestra errancia
Cantamos para atenuar el dolor
de nuestros niños agonizantes
Cantamos para que las fieras
se apacienten en nuestra furia de diezmados
Cantamos para extraviar a nuestros verdugos
en la noche de insectos ponzoñosos
y callamos cuando es necesario
Cuando vemos que se acercan
para hacernos daño

También imitamos
sonidos de animales de monte
Sonidos que llenan de pánico
a los invasores
y somos casi espectros
casi invisibles entre la manigua

*

La intemperie es nuestro dios
y todas estas tierras están ungidas
con nuestra sangre
sembradas con huesos de nuestros hijos
cuya descendencia
cosechará los frutos del horror
y se inmolará en las lineas de fuego
y sabrá el arte de la guerra
en los terrenos abruptos

¡Que no os sorprenda
la rudeza de sus gestos!
h

Textos emitidos desde Medellín-Colombia/ Autor: JAIRO GUZMÁN guzmanjairo@gmail.com

Datos personales

Medellín, Colombia
Soy un animal de la noche que atraviesa el dia como quien se traga una hoguera. guzmanjairo@gmail.com